La mejor forma de afrontar las vicisitudes de la vida, como recomienda la lógica, es cambiar de punto de vista; para ello lo mejor es dar un paso atrás y desde una perspectiva más panorámica y elevada y volver a observar ese obstáculo en el camino que ya no nos parecerá tan  infranqueable.

De esta manera he intentado ver de forma más positiva la terrible tragedia a la que nos enfrentamos.

Queremos que nuestros estamentos sean más rígidos con las normas, que nos exijan más, a todos, que los empresarios imaginen nuevas formas de ser más productivos, que todos estemos dispuestos a dar antes de recibir.

Queda mucho por hacer y solo lo vamos a conseguir haciendo piña, siendo profesionales, garantizando seguridad. La base es inspirar confianza, sin confianza moda sale bien, ni en la pareja, ni en la amistad, ni en los negocios, ni en las relaciones sociales… en nada.

Debemos ser flexibles y adaptables, la única  constante es que nada es constante.

Es cierto, es terrible, estamos casi indefensos ante estos microscópicos monstruos, nos atacan sin contraataque posible, mutan con pasmosa facilidad, esperan parapetados a que nos confiemos y expresemos debilidades propias de los humanos, parece que estamos perdidos, pero no; he sobrellevando dos post-guerras y voy a superar una tercera, porque yo también muto y me vuelvo más fuerte… que se pensaban estos ca….. coronavirus.