PODERES PREVENTIVOS
En las últimas décadas ha aumentado significativamente la esperanza de vida de
la población en general, gracias a los avances médicos y tecnológicos, cambios de
hábitos nutricionales y estilos de vida, y un mayor acceso a la sanidad por parte de las
personas.
Sin embargo, vivir más años no evita que puedan mermar nuestras facultades
mentales o la capacidad necesaria para poder gobernarse uno por sí mismo, manifestar
la voluntad a consciencia y tomar decisiones acertadas, por lo que ahora más que nunca
valoro la importancia de la figura del poder preventivo.
Cualquier persona y a cualquier edad, en previsión de que pueda sobrevenir una
incapacidad o concurrir circunstancias que puedan dificultarle el ejercicio de su
capacidad jurídica o de obrar, puede prever o acordar en escritura pública medidas de
apoyo relativas a su persona o bienes. El poder preventivo es un documento notarial que
permite a una persona designar a otra para que actúe, como medida de apoyo,
representando sus intereses en caso de que llegase a perder la capacidad mental
suficiente para gobernarse o regirse por sí mismo.
Esta figura le permite hacer constar en escritura pública, no sólo cómo desea que
se organicen los asuntos relativos a su persona y sus bienes en previsión de que pudiera
sobrevenirle una incapacidad, sino además nombrar a una o varias personas para que
cuiden de ella y vele por sus intereses, tanto en la esfera patrimonial como en la
personal.
Por ello, la posibilidad de delegar en personas de confianza para el caso de
incapacidad, resulta extremadamente valioso.
Francisca Negre Vila.
Abogada
Tel- 971 629 060
E-mail: franciscanegre@gmail.com