La “Ley de mecanismo de Segunda Oportunidad” se aprobó por el gobierno en
el Real Decreto de 25/2015 a los efectos de dar una segunda oportunidad y cancelar las
deudas por ley a aquellas personas particulares o autónomos que no pueden hacer frente
a éstas.
Si bien es cierto que hasta ahora dicha ley era poco conocida para la mayoría de
las personas, es una realidad el creciente interés por parte de las personas físicas, sean
empresarios o no, que confían en esta ley como solución a sus problemas financieros y
quedar limpios de deudas.
Lo que vengo a reseñar en este espacio es la importancia de contar con un buen
asesoramiento jurídico, íntegro y honesto, a la hora de elegir la estrategia a seguir,
teniendo en cuenta las características específicas de cada caso.
Comentaba un compañero que cuando consigues la exoneración ves que de
verdad a esa persona le ha cambiado la vida. Muchas veces no se acude al
procedimiento bajo el temor a perder la vivienda habitual, pero también hay vías para
salvarla.
Las personas que quieran acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad deberán
reunir ciertos requisitos expresamente determinados en la ley, como son, entre otros,
que la deuda no supere los 5 millones de euros, ser deudor de buena fe, no haber
provocado su situación de insolvencia y demostrar que no se puede afrontar el pago de
las deudas o que, de hacerlo, no podría vivir dignamente.
Esta segunda oportunidad es una de las mejores opciones para cambiar la vida de
los particulares, y requiere necesariamente contar con un buen asesoramiento jurídico,
para analizar cada caso concreto, y conseguir el logro deseado.
Francisca Negre Vila.
Abogada
Tel- 971 629 060
E-mail: franciscanegre@gmail.com