Nuestro organismo estaba desarrollándose y cambiándose en los procesos evolutivos durante más de 2 mil millones de años.

El hecho que hemos sobrevivido hasta el día de hoy significa que tenemos las fuerzas interiores para recuperar nuestros propios recursos (peste, viruela, cólera, gripe española, malaria, etc.) y luchar contra los viruses que parasitan a los seres humanos, incluso contra los de la familia coronavirus, que también están constantemente mutando y evolucionando.

Se reconoce oficialmente (OMS) que el virus de la segunda oleada difiere del original de Wuhan, es decir, también está mutando.

Por tanto, los medicamentos que se utilizan en el tratamiento del coronavirus en la actualidad no siempre son efectivos y provocan las complicaciones graves (información difundida por fuentes oficiales del Gobierno).

No es ningún secreto que las primeras formulaciones antivirales aparecieron hace menos de 80 años. Y actualmente la mayoría de ellos son diseñadas para subir las defensas, al mismo tiempo todos los medicamentos antivirales, sin excepción, tienen efectos secundarios (se puede encontrar la lista en las instrucciones del uso de cada medicamento).

Lo mismo se puede decir y sobre los antibióticos. La penicilina empezaron a utilizar ampliamente a finales de los 1940.

En todas las fuentes médicas avisan a los doctores sobre la necesidad de la dosificación de los antibioticos debido a su influencia agresiva a las funciones, principalmente, de los riñones, hígado y estómago (protectores del estómago).

Es obvio que la tarea principal es fortalecer el sistema inmunitario.

Durante nuestras reuniones (charlas, seminarios, talleres) vamos a compartir los secretos milenarios para reforzar las defensas (el sistema inmune) y recuperar los recursos propios del organismo. De forma natural, segura y muy eficaz.

¿Qué método?

Este método tiene más de 6000 años. En contraste, la medicina de Paracelso tiene unos 300 años.

En nuestro cuerpo existen los puntos mágicos que interactuan con todos nuestros órganos y sistemas (incluso el sistema inmunitario). Al estimular estos puntos se puede tratar y equilibrar los órganos y sistemas y así aliviar o quitar las molestias más comunes.

Sobre 55% de información que llega al cerebro, viene de los receptores de las manos y los pies. Comparad el superficie de las manos y los pies con el resto de superficie del cuerpo. ¿Os parece asombroso?

¿Por qué hay tanta diferencia?

Porque precisamente son las manos y los pies los que más a menudo interactuan con el mundo exterior.

En el dibujo se puede observar que la mano refleja anatómicamente la estructura de nuestro cuerpo entero. Es un resultado de evolución larga y de gran voluntad de la Mente del Universo.

Por tanto, en nuestras manos, literalmente y figurativamente, tenemos la herramienta más perfecta y potente para restablecer un bienestar, despertando y activando los recursos propios del organismo.

Invitamos a todos los que quieran conocer los secretos sencillos para fortalecer sus defensas, aprender a aliviar sus molestias, unirse al club “La vida sin dolor”.

Las plazas limitadas. Imprescindible reservar la plaza. 622 88 15 99.

Os esperamos el 15 de octubre a las 18:30 en el centro de bienestar VITARIUM.