Debido a la mala situación que las empresas y áutonomos estan sufriendo wite.es a iniciado una campaña de soporte y ayuda a estas empresas y áutonomos en estos tiempos tan dificiles para la creación de su propia tienda online, con una pequeña inversión de 40€ para la compra del dominio y hosting, las tiendas tendrían un límite de productos en su creación, pero siempre damos un soporte adicional para que el mismo empresario pueda introducir sus propios productos en su nuevo negocio online.

Actualmente hay muchas opciones, fórmulas comerciales y herramientas en Internet para conseguir una página web gratis y fácil de hacer uno mismo y sin ayuda de profesionales, pero, ¿cómo lograrlo? wite.es te ofrece la formula con un soporte constante en tu proyecto.

¿Qué es un e-commerce?

Explicado para un niño pequeño te diré que una tienda online es una página de Internet en la que puedes comprar productos. Solo entras, eliges lo que quieres, pagas el artículo y lo recibes en un par de días en tu casa. Sencillo, ¿verdad?

Pues sí, comprar por Internet es muy fácil y lo puede hacer cualquier persona desde casi cualquier lugar. El problema es cuando te vistes de tendero y eres tú el dueño de la tienda online.

Si no tienes una idea de negocio rentable antes de crear tu tienda online, acabarás perdiendo tiempo y dinero a partes iguales.

Surgen mil historias como el pago a proveedores o el cálculo de gastos de envío. Dolores de cabeza que pueden quitarte las ganas.

¿Qué tipos de tiendas online hay?

Hay muchos tipos de tienda online y seguro que alguno se me escapa, pero quiero mencionar los más corrientes en orden de mayor a menor implicación:

  • Compra de stock: este modelo se basa en vender un producto que has comprado a un proveedor previamente. Tú guardas el stock en tu casa y lo vas enviando conforme recibes pedidos.
  • Fabricación propia: ¿se te da bien hacer bisutería, cuadros o jerséis de punto? Genial, entonces simplemente necesitas encargarte de subir tus productos y enviarlos cada vez que se produce una venta.
  • Dropshipping: aquí ya nos empezamos a desvincular, no tenemos stock y tampoco enviamos los productos porque tenemos un proveedor que lo hace por nosotros. Cada vez que entra un pedido le pasamos los datos y ellos lo mandan al cliente final.
  • Afiliación: muchos diréis que quizá esto no es una tienda al uso y estáis en lo cierto. Sin embargo, me parece una buena forma de empezar sin demasiados riesgos porque simplemente se basa en promocionar productos de terceros.

En este punto me gustaría que decidas qué modelo de negocio te conviene más. Mi recomendación es que si eres nuevo en esto de los negocios por Internet te centres en crear una tienda online basada en el dropshipping y la afiliación.

¡Pero adelante con lo que elijas!

Llamanos y solicita información